relojes omega

En 1.848, un joven relojero llamado Louis Brandt abrió un pequeño taller en el pequeño pueblo suizo de La Chaux-de-Fonds. Fue aquí, en la villa familiar, donde Brandt, de 23 años de edad, fundó la empresa que se convertiría en Omega.
La relojería innovadora es la piedra angular del legado de OMEGA, que se inspira en el cronometraje deportivo, nuestras conquistas espaciales, nuestra defensa de las organizaciones encomiables y, por supuesto, en nuestro envidiable papel de apoyo al espía favorito del mundo.